Por qué deberías comunicar tus precios sin miedo

¿Has preguntado alguna vez a través de redes sociales el precio de determinados servicios/productos y te han respondido por mensaje privado? ¿Has visto cómo en una publicación varias personas lo preguntaban y a todas las derivaban al chat privado? Comunicar o no los precios en una red social o web es una duda que presentan muchos empresarios.

Existe un temor generalizado entre los profesionales de algunos sectores, como pueden ser los más artesanos, a no decir sus precios. El por qué es muy sencillo: gran competencia desleal.

En este sector concretamente, muchos competidores bajan sus precios en función del de los demás, y encima, realizan sus trabajos bajo una extrema «inspiración» en el resto de artesanos (por no decir que copian literalmente los trabajos que realizan los demás).

Pero esta estrategia defensiva contra la competencia puede ser contraproducente si no tienes en cuenta otras variables, igual de importantes o más, como los propios clientes. De hecho, hoy vengo a contaros 5 motivos por los que deberíais comunicar vuestros precios sin miedo y por los que cambiar de estrategia. ¡Atentos!

5 motivos por los que comunicar tus precios sin temor:

#1 ¿Crees de verdad que no saben tus precios?

Cualquier persona puede hacerse pasar por un cliente y obtener el precio que le interesa. Por lo que no creas que ese esfuerzo invertido en darlos sólo por mensaje privado evita que la competencia conozca cuáles son.

Sin embargo está haciéndote perder un tiempo muy valioso que podrías estar invirtiendo en tus creaciones.

#2 Sirven de filtro de calidad

Si de 10 clientes que preguntan por el precio, 5 no tienen capacidad adquisitiva para adquirir tu producto – o no aprecian el importe en función al coste o trabajo que necesitas invertir para generarlo -, ¡no pierdas el tiempo con ellos!

Y pensarás: pero hay clientes a los que podemos persuadir y captar a través de mensajes privados. ¡Error! Tus clientes realmente potenciales, se persuaden de otras maneras sin necesidad de comunicarles el precio vía mensaje privado.

Si realmente tienen presupuesto para hacer frente a tu producto o servicio, no será el precio el que gane sino tu calidad, las propias características de tu producto e incluso tu atención al cliente.

Un cliente al que hayamos persuadido de manera activa y no tenga dinero suficiente para afrontar el gasto o crea que no merece dicho precio, siempre va a tener una sensación de culpa que muy probablemente genere frustración y descontento que en el futuro pagará contigo y con tu producto.

No merece la pena.

#3 Mayor transparencia y mayor confiabilidad = Clientes fieles y contentos

La transparencia es un factor muy importante para el cliente de hoy en día que tiene muchas posibilidades de comparar y lugares donde comprar.

Además, evitarás que el cliente tenga que hacer un sobre esfuerzo: pensar en contactar para hacer una consulta, pensar en las consecuencias que esto tendrá si el precio no se adapta a su bolsillo (tener que lidiar con un comercial pesado que quiera forzar una venta), lanzar el mensaje para preguntar el precio, consultar de vez en cuando la bandeja de entrada para recibir la respuesta, decidir y ofrecer la decisión al interlocutor del otro lado de la pantalla.

Cuando en una tienda normal con los precios sólo tendría que: acceder a la web, decidir, comprar/no comprar. O, en el caso de la venta a través de Facebook, lanzarte el mensaje para hacer el pedido y conocer las condiciones de pago y envío.

#4 Recuerda que existe una estrategia de precios altos y puede ser la idónea para tu negocio

No sólo de precios bajos vive el hombre, también hay un público objetivo muy interesante en el otro extremo. Ese que está dispuesto a pagar más y, además, teme pagar poco. Teme que le vayan a estafar, a enviar un producto que no cumpla su nivel de exigencia, que no cuiden todos los procesos y pueda llegar en malas condiciones, etc.

¿Tu negocio lo vale? ¿Realmente es de calidad? ¿Cumples los plazos de entrega? ¿Tienes un porcentaje de errores muy bajo? Etc. Entonces, ¿por qué no exigir un precio elevado de la competencia?

Vivimos rodeados de ofertas pero no nos damos cuenta que, en muchos establecimientos, inflan los precios para luego bajarlos y se dirigen a un público que se deja engañar porque ni siquiera compara. Este tipo de clientes además, no suele ser fiel y va navegando de una marca a otra sin piedad.

Si buscas clientes fieles, ofrece un valor añadido que vaya más allá de precios bajos. Es decir, diferenciate.

#5 No mostrar los precios se asocia a precios altos

Que una tienda no muestre los precios suele asociarse psicológicamente a un precio elevado y, por lo tanto, sin quererlo estarás alejando a clientes cuyo poder adquisitivo pueda estar acorde a tus importes. Puedes hacer un pequeño estudio de mercado y fijarte qué tipos de productos son ofrecidos con el precio y cuáles no. Normalmente un usuario a quien no le preocupe el precio, no esperará que se lo comuniquen.

Finalmente, cuando un cliente decide una compra por el precio, si encuentra 5 sitios donde sí comunican los precios y 5 donde no, un gran porcentaje de personas descartan directamente estas 5 últimas y eligen entre las 5 primeras. Solamente si los precios existentes, en las 5 que los muestran, no se ajustan al que el cliente está dispuesto a pagar, darán el paso de preguntar a las otras 5.

¿Habías tenido en cuenta alguna de las situaciones anteriores? ¿Vas a empezar a comunicar tus precios? ¿Cuáles son tus argumentos para no mostrarlos? ¡Cuéntanos!

¿Me ayudas a llegar a más personas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Eva Guerrero Valero. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. Tus datos serán tratados por Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.